Lateralidad y visión. ¿Qué relación hay?

En este post, he querido tratar un tema que explico día a día en consulta a padres y madres que acuden con niños con problemas de aprendizaje, y se quedan sorprendidos. La estrecha relación entre la lateralidad no definida y los problemas visuales.

Tal y como explico en el post «¿Qué es la visión?» El modelo comportamental de visión de los 4 círculos del Dr. Skeffington (fig.1) nos dice que para el adecuado desarrollo de la visión, primero (1º círculo), debemos saber dónde estoy yo en el espacio, para saber dónde están las cosas (2º círculo) y dirigir ambos ojos hacia dicho objeto e identificarlo (3º círculo) y comunicarlo (4º círculo).

figura 1. 4 círculos de Skeffington

Pues bien, en ese primer círculo, básico para el desarrollo de la visión, entra en juego el esquema corporal y el desarrollo de la lateralidad para poder establecer nuestros mapas espaciales a partir de los cuales organizaremos el espacio que nos rodea y dirigiremos nuestra atención y, por tanto, nuestros ojos.

Así que, SI, los optometristas evaluamos el desarrollo de la lateralidad porque está muy relacionada con la visión y los problemas de aprendizaje.

Y como tenía ganas de abordar este tema de la mejor manera, esta vez no lo voy a hacer yo.

En esta ocasión, he querido ceder este espacio en el blog a una especialista en trastornos de la lateralidad. Una optometrista referente del sector y con la que tengo la suerte de aprender de ella como compañera. Ella es Elisa Aribau y, ante todo quiero agradecer desde aquí su iniciativa y predisposición en colaborar con este blog para ayudar a llegar más y mejor a toda la sociedad sobre la importancia de la visión en el aprendizaje y desarrollo de los niños/as.

En este post, Elisa os habla sobre qué es la lateralidad, la lateralidad no definida, la importancia del cuerpo calloso en el correcto desarrollo de la lateralidad y la relación entre lateralidad y visión. Espero que os guste y os sea útil. Os dejo con ella.

Elisa Aribau

¡Hola lector de Ver Para Crecer! Soy Elisa Aribau y es para mi un placer colaborar en este blog de divulgación. Os voy a hablar sobre la lateralidad y su relación con los problemas visuales y de aprendizaje. Espero poder aportaros información útil para que podáis identificar y dar explicación a ciertas dificultades que vuestros hijos/as pueden presentar a lo largo de su desarrollo.

1. ¿Qué es la lateralidad?

La lateralidad es la preferencia que mostramos las personas por un lado de nuestro cuerpo. Somos diestros o zurdos, y esto nos sirve tanto para la mano como para otros órganos dobles, como los ojos, los oídos, los pies…

El proceso de lateralización es clave en el desarrollo a edades tempranas, y pasa por diferentes fases, y si algo falla pueden surgir problemas por la falta de definición de la preferencia hacia un lado concreto de nuestro cuerpo.

2. Lateralidad no definida

Sin una buena base prelateral, es muy difícil desarrollar una buena organización de la lateralidad. Los niños que están en fase monolateral alternante, independientemente de la edad, no están lateralizados, sino que se encuentran en fase prelateral y tienen un problema de lateralidad, aunque tengan mano y ojo dominantes en el mismo lado. Pero su lateralidad no está determinada, hablamos de lateralidad no definida.

¿Y cuándo se establece la lateralidad?

La lateralidad se empieza definir entre los 3 y 5 años porqué se necesita un nivel de función cortical mínimo, y se desarrolla desde los cinco hasta diez o doce años en diferentes fases. A los 6 años deberían comenzar a integrar los conceptos derecha-izquierda en su propio cuerpo, a los 8, el concepto espejo y a partir de los 10, la dirección relativa entre objetos.

2.1 La importancia del cuerpo calloso y la relación interhemisférica

Antes de hablar de lateralidad es muy importante hablar de las vías cruzadas de conexión contralateral, que utilizan los órganos que tenemos dobles, como la visión, la audición, o los movimientos motores. Para el buen funcionamiento de estas vías cruzadas es muy importante el papel del cuerpo calloso, la parte del cerebro que contiene las conexiones entre ambos hemisferios cerebrales. Para facilitar la función del cuerpo calloso, es imprescindible, como paso previo a la lateralidad, integrar el esquema corporal y todas las estructuras dobles (ojos, manos, piernas, oídos…)

Dicho de otro modo: El lado derecho tiene que saber lo que está haciendo el izquierdo, y viceversa, para no interferirse, y de este modo poder expresarse en palabras o que la mano pueda realizar una acción de forma cooperativa.

En muchos trastornos de lateralidad se observan fallos de relación interhemisférica de conexión contralateral

Apúntate a la Newsletter

Escribimos sobre Terapia Visual  y Optometría Comportamental. Suscríbete a la Newsletter y sé el primero en recibirlo y podrás contar con alguna sorpresa más 😉.

Al nacer partimos de un punto muy primitivo y debemos de empezar a construir la lateralidad, recorriendo todas las fases previas a la lateralización: monolateralidad, bilateralidad, lateralidad. 

La lateralidad nos permite trabajar con las coordenadas espacio-temporales, lo que nos permite ubicar e interpretar la información. Cuando fallan dichas coordenadas se produce tendencia al desorden (fig. 2)

lateralidad no definida, visión
Figura 2. Copia de una frase de un niño con problema de lateralidad

También podemos encontrar lateralidad mixta, contrariada, o personas ambidiestras. Son trastornos que muestran que la lateralidad no está organizada y se tiende al desorden y a las dificultades de aprendizaje.

¿Y cómo afectan los trastornos de la lateralidad al aprendizaje?

Un ejemplo de signo de lateralidad no organizada son las inversiones de números y letras (fig.3), invertir sílabas (como por ejemplo, la-al) o mala organización espacial (fig.4).

Figura 3. inversión de letras en niño con problemas de lateralidad

La lateralidad no definida, que se hace evidente cuando alguien utiliza un lado u otro del cuerpo, indistintamente, para realizar una misma acción. 

En el caso de los ambidiestros, pueden llegar a ser un gran músico, un gran cirujano o un excelente deportista, siempre que haya orden y una correcta función del cuerpo calloso.

De no ser así, los ambidiestros pueden compararse con una empresa en la que mandan dos jefes que no se coordinan bien, con lo que el funcionamiento de la empresa tiende al caos.

Por estas razones, en nuestras evaluaciones, debemos ver en qué punto del desarrollo se encuentra cada niño, en qué etapa de la organización de la lateralidad está, para, a partir de aquí, conducirlo mediante un programa adecuado de terapia a la lateralidad y hacia una correcta función del cuerpo calloso para un buen manejo espacio-temporal y de los códigos alfanuméricos.

Figura 4. Figura del rey en niño con problemas de lateralidad que muestra su desorganización espacial

3. Relación entre lateralidad y visión

Alguien puede preguntarse por qué la optometría, que centra su actividad en la salud y la eficacia de la visión, se preocupa por la lateralidad. Los profesionales que trabajamos con la optometría comportamental nos ocupamos de los problemas de aprendizaje relacionados con la visión y a menudo detectamos que la causa de estos problemas tiene que ver con la lateralidad, que afecta también al funcionamiento de los ojos, oídos o manos. Los ojos, en definitiva, son una parte que se ve afectada por estos trastornos.  

Espero que al igual que a mi, te haya parecido interesante y te haya podido poner en conocimiento o ayudar a saber más sobre la lateralidad y su relación con la visión.

¿Qué te ha parecido todo lo que Elisa nos ha contado?, ¿Sabías cómo la lateralidad puede influir en la visión y en el aprendizaje de tus hijos/as?, o ¿de tus pacientes ? Por favor, me encantaría conocer tu opinión o experiencia. Házmelo saber en los comentarios, así cómo si te ha surgido alguna duda.

También puedes comentar y dejar tus impresiones en las redes sociales. No te cortes, estamos para mejorar y seguir creciendo.

Comparte tu opinión en las redes
Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
Linkedin
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
Whatsapp
Share on email
Email


Elisa Aribau

Optometrista especializada en optometría comportamental y del desarrollo con numerosas estancias y cursos en estados unidos. 

Ejerce su actividad clínica como directora del Centre de Teràpia Visual Elisa Aribau en Barcelona y en Igualada. Y, entre sus tareas formativas, se encuentran numerosos cursos relacionados con la Optometría comportamental, especialmente sobre la lateralidad, el aprendizaje y la atención.

 Es coautora del libro “Desarrollo neurofuncional del niño y sus trastornos. Visión, aprendizaje y otras funciones cognitivas”.

Deja un comentario