Problemas visuales infantiles. Parte I: 0-5 años

Por desgracia, en mi día a día en consulta me encuentro con infinidad de niños con problemas visuales infantiles de diversos tipos. Dichos problemas serían en su mayoría evitables y/o sencillos de solucionar si padres/madres o educadores supieran los síntomas de alarma de un posible problema visual para acudir al profesional adecuado lo antes posible o, si supieran cómo se construye la visión desde que nacemos y cómo estimularla desde las primeras semanas de vida. 

Como los problemas visuales infantiles son muy diversos en función de la edad del niño/a. He decidido dividir dichos problemas en dos rangos de edades (población preescolar y escolar) debido a que las habilidades visuales necesarias en cada grupo son muy diferentes, y por tanto, los problemas que detectamos en cada grupo también.

En esta primera parte, os hablaré de los problemas visuales infantiles en niños preescolares (0-5 años). Primero os haré un breve resumen de cómo se construye la visión desde que el bebé nace, para después hablar sobre los problemas visuales más frecuentes y más importantes de ser detectados a tiempo y las habilidades visuales que deben ser evaluadas en estas edades para asegurarnos que el desarrollo visual se está produciendo de manera adecuada.

Por último, comentaré los síntomas de alarma para detectar un problema visual en estas edades y cómo podemos prevenir y estimular un correcto desarrollo en la visión de nuestra hijo/a desde las primeras semanas de vida.

1. ¿Cómo se construye la visión desde que nacemos?

Está demostrado que entre el 70-80% de la información que recibe nuestro cerebro está relacionado con la visión, ya que nuestra visión está en todo el cerebro y tiene áreas de asociación con otros sistemas como el sistema motor, auditivo, táctil, propioceptivo, vestibular etc (Neurología de la visión).

Además, la visión está relacionada muy directamente con la atención (Interacción visión y atención) y un correcto procesamiento de la información visual interviene directamente en el desarrollo cognitivo.

Por tanto, es obvio que el correcto desarrollo visual es vital en la infancia para que los niños tengan las herramientas necesarias para un aprendizaje óptimo, ya que, de lo contrario, puede marcar muy negativamente el resto de sus vidas (Problemas de aprendizaje y visión).

Pero para que la visión reciba y procese adecuadamente toda esa información y nos ayude en nuestro aprendizaje, es necesario que se construya de manera adecuada en los primeros años de vida.

El desarrollo del sistema visual no está completo al nacimiento. En el recién nacido a término, el ojo tiene aproximadamente un 65% del tamaño del ojo adulto . Una gran parte del desarrollo se produce en los primeros tres años de vida, sobre todo durante el primer año.

Además de un desarrollo anatómico, el sistema visual debe realizar un desarrollo funcional motor y sensitivo. De manera conjunta, se irán desarrollando para construir poco a poco todas las habilidades visuales que nos permitan comprender el mundo e interaccionar con él (detección de alteraciones visuales en la infancia).

Lo motor y lo visual van siempre de la mano desde el momento en que el niño nace. En general, solemos decir que la visión guía lo motor (las acciones), pero cuando nacemos es el sistema motor el que debe guiar lo visual. Ya que, funcionalmente, el sistema visual es uno de los menos desarrollados al nacer. Por eso, no nos cansamos de repetir a padres/madres y educadores que…

¡A VER SE APRENDE! 

Y os preguntaréis ¿cómo aprende un bebé a construir su visión desde el nacimiento? Pues bien, durante los primeros meses de vida, a través del tacto y el movimiento, ya que, los sistemas vestibular, táctil y propioceptivo son los primeros en desarrollarse.

Por tanto, acciones como las mostradas en las figuras 1 y 2 ayudan a desarrollar tanto su esquema corporal (fundamental para ubicarse en el espacio y localizar los objetos respecto de él) como los reflejos de estabilización de la mirada (VOR, COR y optocinéticos) y las primeras fijaciones. Estas son la base y los cimientos sobre los que el niño/a desarrollará el resto de habilidades.  (Localización de objetos en el espacio).

Problemas visuales infantiles
 Figura 1. Piel con piel durante los primeros meses de vida para estimular su mapa/esquema corporal.

Estimulación vestibular
Figura 2. Estimulación vestibular y de las primeras fijaciones mediante el movimiento y el contacto visual.

Poco más tarde, el bebé comienza a llevarse las manos y luego los pies a la boca (Figura 3) y a nivel visual estará comenzando a desarrollar su coordinación ojo mano y su binocularidad, que será perfeccionada en la etapa de arrastre/gateo (Figura 4).

Problemas visuales bebes
Figura 3. Pies a boca

Niña gateando
Figura 4. Gateo

En esta etapa, el bebé deberá hacer cambios de enfoque y deberá coordinar sus ojos y su cuerpo para buscar los objetos que desee alcanzar. Por último, todas estas habilidades visuales desarrolladas a lo largo del primer año serán perfeccionadas cuando consiga ponerse de pie y dar sus primeros pasos.

Por todo ello, es de vital importancia la evaluación adecuada de todas las habilidades visuales oportunas (no solo la agudeza visual y la graduación) durante las diferentes etapas de la infancia para prevenir o solucionar problemas visuales que puedan interferir en el futuro aprendizaje del niño/a.

Dichas evaluaciones son necesarias, incluso aunque no se presenten síntomas, ya que algunos problemas visuales infantiles pasan desapercibidos debido a que el cerebro de los niños puede compensar muy rápido dichos problemas para evitar síntomas. 

Los problemas visuales infantiles son muy diversos y en función de la edad son más comunes unos u otros. A continuación veremos cuales son los más frecuentes o, mejor dicho, los más importantes de detectar en niños/as de 0-5 años.

Apúntate a la Newsletter

Escribimos sobre Terapia Visual  y Optometría Comportamental. Suscríbete a la Newsletter y sé el primero en recibirlo y podrás contar con alguna sorpresa más 😉.

2. ¿Cuáles son los problemas visuales infantiles más frecuentes entre 0-5 años?

Ambilopía

El principal problema visual que debemos detectar a tiempo en niños de 0-5 años es la Ambliopía u “ojo vago” (y todos sus factores causantes) que, como explicaremos en futuros artículos, es una disfunción binocular que se manifiesta de manera monocular (baja AV en uno de los ojos) en la que existe una supresión activa de un ojo sobre otro a nivel de la corteza visual en el cerebro.

La prevalencia mundial ronda entre el 2-4% (Prevalencia ambliopía). El riesgo de desarrollar ambliopía desaparece en torno a los 6 años debido a que de 0-6 años es el periodo crítico en el que una deprivación (debido a diferentes factores que veremos a continuación) puede provocar una alteración binocular en la corteza visual del cerebro.

Por ello, es fundamental la detección precoz de cualquiera de los factores causantes de ambliopía para prevenirla y/o tratarla lo más temprano posible, aunque, como hablaremos en futuros artículos, la ambliopía es posible tratarla con éxito más allá de los 6 años con terapia visual.

Los factores causantes de ambliopía y, que por tanto, son problemas frecuentes en niños de 0-5 años e importantes de ser detectados a tiempo son : 

Errores refractivos

Es la causa principal de disminución de la agudeza visual en la edad escolar y preescolar. La hipermetropía es mas prevalente en edades de 0-5 años mientras que en edad escolar el defecto mas prevalente es la miopía y el astigmatismo. En general, la prevalencia de la hipermetropía disminuye con la edad, mientras que el astigmatismo permanece estable y la miopía aumenta con la edad. (lo que no puede perder de vista el pediatra con la vista de los niños)

En cuanto a la miopía, estudios sugieren que el uso excesivo de dispositivos digitales o la escasez de actividades al aire libre aumentan las posibilidades de generar miopía o que dicha miopía progrese. (Prevalencia y factores asociados a miopía en jóvenes)

Los problemas de graduación afectan directamente a la agudeza visual de lejos y/o cerca y, pese a ser los más comunes, son los más fácil de detectar y solucionar ya que el niño referirá visión borrosa de lejos (miopía o astigmatismo) y/o cerca (hipermetropía o astigmatismo) y con la prescripción en gafa o lentes de contacto el problema quedará resuelto. 

No es significativo que un niño de 0-5 años presente, por ejemplo, una leve hipermetropía. De hecho sería lo normal. Lo que hay que detectar cuanto antes a estas edades son defectos refractivos demasiado elevados y, sobre todo posibles Anisometropías (Diferencia significativa de graduación entre un ojo y otro) ya que, en estos dos casos, el niño puede generar una Ambliopía.

Estrabismos

El estrabismo (Figura 5) es una desviación manifiesta de uno de los ojos ( o de los dos de manera alternante) y puede ser hacia dentro, fuera, arriba o abajo. Algunos de ellos son congénitos pero la gran mayoría de ellos comienzan durante los 2 primeros años de vida, especialmente durante el primer año que es cuando la visión binocular comienza a desarrollarse. 

Estrabismo: problema visión infantil
Figura 5. Estrabismo infantil

Una minoría de los estrabismos son debidos a parálisis de los músculos extraoculares. En la gran mayoría, la causa primaria es una pérdida de integración binocular en la corteza visual del cerebro  y por tanto será importante, además de observar si nuestro hijo/a desvía un ojo, promover un buen desarrollo de las habilidades visuales básicas para conseguir una visión binocular fuerte y evitar así el estrabismo. (Esotropía infantil)  (El estrabismo interrumpe la integración sináptica binocular) (Estrabismo y función de los músculos extraoculares).

Dentro de los estrabismos, hay que tener especial atención a los estrabismos unilaterales constantes (desviación del mismo ojo en todo momento), ya que en estos casos, la posibilidad de generar ambliopía es muy alta.

Degradación de la imagen en uno de los ojos

No son problemas visuales infantiles tan comunes como los anteriormente descritos pero pueden generar Ambliopía con mucha facilidad y hay que observar muy bien al niño/a para ser detectado a tiempo. 

En este apartado incluimos patologías oculares diversas como cataratas congénitas (Figura 6), ptosis, opacidad corneal etc. Que hace imposible que la retina de ese ojo envíe una imagen nítida al cerebro. 

En estos casos, el encargado de diagnosticar y tratar el problema será el oftalmólogo (ya que hablamos de patologías oculares) y, en caso de haber provocado un problema funcional (como puede ser una Ambliopía), el optometrista podrá tratar posteriormente dicho problema mediante diferentes herramientas (lentes, lentes de contacto, prismas, terapia visual etc.)

problema visión infantil: cataratas
Figura 6. Catarata congénita

3. ¿Qué debe incluir un examen visual en niños de 0-5 años?

Por tanto, para descartar problemas como los mencionados anteriormente, en niños preescolares es fundamental, una evaluación visual que incluya, al menos los siguientes puntos:

  • Valoración de la agudeza visual: con test adaptados a la edad del niño/a con el fin de asegurarnos que es adecuada para su edad y detectar posibles diferencias entre un ojo y otro.
  • El estado refractivo (lo que llamamos “la graduación”): para asegurarnos que no es demasiada elevada para su edad ni muy diferente entre ambos ojos.
  • Evaluación de la coordinación entre ambos ojos: para certificar que la visión binocular se está desarrollando de manera adecuada.
  • Valoración de la salud ocular: para certificar que la imagen llega a la retina y a la corteza visual del cerebro de manera óptima y, en caso de no ser así, derivar al especialista oportuno (oftalmólogo normalmente).

Además, si el niño está a las puertas de entrar en educación primaria, es muy importante incluir en el examen visual una valoración de la capacidad de enfoque y los movimientos oculares para asegurarnos de que su visión no interferirá en su rendimiento escolar.

 

4. ¿Cuáles son los síntomas que deben hacer sospechar de un problema visual en niños de 0-5 años?

En general, algunos de los síntomas que deben hacer sospechar a padres y/o educadores de que algo puede no ir bien a nivel visual en niños de 0-5 años son :

  • En los primeros meses de vida, el bebé no presenta contacto visual con la madre/padre.
  • Con 3 meses no sigue objetos con los ojos ni fija (aunque sea por pocos segundos) ningún estímulo.
  • Con mas de 6 meses se acerca en exceso a los objetos para verlos.
  • El niño guiña un ojo (figura 7) o presenta una posición anómala de la cabeza de manera frecuente.
  • Problemas con el cálculo de distancias: se le dan mal los deportes de pelota, caídas con frecuencia, niño “patoso” en general. Recordemos que ante cualquier problema binocular (como la ambliopía y el estrabismo) una de las consecuencias es la pérdida de percepción de profundidad (pérdida de visión en 3D).
  • Por supuesto, si el niño desvía un ojo y además, cada vez es con más frecuencia y siempre es el mismo, la posibilidad de generar una ambliopía es elevada.
Bebe guiño de ojo
Figura 7. Guiños

Recordad, que siempre es necesaria una evaluación optométrica por un optometrista especializado en población pediátrica al más mínimo síntoma (los optometristas pediátricos podemos revisar la visión de los bebés desde cualquier edad) o antes de los 6 años aunque no presente síntomas.  Ya que, antes de comenzar la educación primaria, debemos asegurarnos que tiene unas habilidades visuales fuertes que le ayuden a conseguir un rendimiento escolar óptimo. 

5. ¿Cómo podemos prevenir y estimular un correcto desarrollo en la visión de nuestra hijo/a?

Desde las primeras semanas de vida podemos acompañar a nuestro hijo/a en el maravilloso proceso de desarrollo visual

Como hemos comentado al principio del artículo, los cimientos del sistema visual y lo primero que debe desarrollarse de manera fuerte y sólida son los reflejos de estabilización de la mirada y la fijación. Estos reflejos se dan principalmente cuando la cabeza está en movimiento y los ojos deben estabilizarse para estabilizar su mundo visual a pesar del movimiento. 

  1. Por tanto, la primera clave durante las primeras semanas, meses e incluso años de vida es MOVER al bebé. Ejemplos como la figura 2 o un simple porteo, estimula el sistema vestibular que será clave para muchos automatismos, no solo visuales. Mientras el bebé es porteado (figura 8), debe tener control de la cabeza y estabilidad en sus ojos mientras fija nuestra cara. ¡Así estamos construyendo visión!
  2. Tocar al bebé. El piel con piel, (como en la figura 1) durante las primeras semanas-meses de vida ,y en general, tocarle mucho para que sienta y construya su mapa mental del cuerpo es básico para que, posteriormente, pueda saber dónde están los objetos, es decir, para localizar objetos en el espacio.
  3. Poner boca a bajo al bebé y darle estímulos/juguetes de uno en uno. Este es uno de los grandes favores que le podemos hacer a nuestro hijo/a a nivel motor y visual. En el suelo, boca abajo, es donde el bebé puede conseguir los grandes hitos motores durante el primer año de vida. Ofreciéndole juguetes, primero a cada lado y más adelante en el centro o incluso moviéndolos para que los siga, le estamos ofreciendo retos  visuales y motores que favorecerá su desarrollo.
  4. Nada de Pantallas. La academia americana de pediatría (AAP) lleva años recomendando que antes de los 2 años el consumo de pantallas sea nulo y hasta los 5 años un máximo de 1h al día bajo supervisión de sus padres. La AAP recomienda a los padres que den prioridad a la creatividad y a darle tiempo a los bebés y los niños pequeños para el juego sin estar conectados a un aparato . Ya que, los problemas visuales infantiles empiezan cuando el consumo de pantallas desplaza a la actividad física, la exploración práctica y la interacción cara a cara en el mundo real, que es de suma importancia para el aprendizaje y la atención. Además, está demostrado que el uso de pantallas también puede interferir con la cantidad y la calidad del sueño.  (recomendaciones para el uso de pantallas en niños).
  5. Actividades al aire libre. estudios sugieren que el uso excesivo de dispositivos digitales o la escasez de actividades al aire libre aumentan las posibilidades de generar miopía o que dicha miopía progrese. Además, está demostrado que la actividad física diaria mejorar el rendimiento cognitivo y el comportamiento (Prevalencia y factores asociados a miopía en jóvenes) (actividad física y aprendizaje).
  6. Evita el consumo de azúcar. Muchos estudios indican una relación positiva entre el consumo general de azúcar y bebidas endulzadas con azúcar y los síntomas del TDAH (Azúcar y atención).
Prevención problemas visuales infantiles
Figura 8. Porteo

En general, JUEGA CON ÉL A ACTIVIDADES QUE FAVOREZCAN EL DESARROLLO VISUAL. Por supuesto, adaptados a cada edad, pero existen infinidad de juegos con los que se divertirán y, a la vez, estaremos promoviendo el desarrollo visual. A continuación dejo algunos de ellos pero a partir de ahí, os pueden surgir muchísimas mas ideas: 

  • Juegos con pelota
  • Juegos con canicas
  • Juegos de construcciones
  • Saltar a la comba
  • Twister
  • Juegos de mesa: Existen infinidad de ellos que promueven muchas habilidades visoperceptuales y además pasaremos un tiempo fantástico junto a nuestros hijos.

Por último, me gustaría recomendaros un libro/manual que utilizo en mi día a día en consulta para que podáis estimular la visión de vuestro bebé desde las primeras semanas. Es un manual maravilloso con estímulos diferentes para mostrar a tu bebé de diferentes formas en función de su edad. Dicho manual se titula: “Manual para su primera estimulación visual” (figura 9) y la autora es “Lucila To”. De verdad, muy recomendable.

Manual primera estimulación visual
Figura 9. «Manual para su primera estimulación visual»

Como veis, los problemas visuales infantiles son muy diversos y en esta primera etapa de su vida, nosotros como padres/madres/educadores debemos estar muy atentos ante cualquier mínimo síntoma que pueda afectar a su desarrollo visual. Pero recuerda, no debemos esperar a sospechar para acudir al optometrista pediátrico a que evalúe las habilidades visuales oportunas que certifiquen que el desarrollo visual se está dando favorablemente.

Así, lo más destacable de los problemas visuales infantiles es que se pueden prevenir con muy poco esfuerzo, mientras ellos juegan y se divierten. 

¿Y tú? ¿Sabías cómo se construye la visión desde bebé? ¿Sabías las señales de alarma que pueden indicar un problema visual en tu hijo/a? ¿Sabías lo mucho que puedes ayudar al desarrollo de la visión de tu hijo/a con tan poco esfuerzo? ¿Tienes alguna duda sobre algún punto en concreto? Por favor, házmelo saber en los comentarios.

También puedes comentar y dejar tus impresiones en las redes sociales. No te cortes, estamos para mejorar y seguir creciendo.

Comparte tu opinión en las redes
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email


Álvaro García de La Cruz

Optometrista y terapeuta visual, amante de su profesión y creador de este blog,  Ver Para Crecer, web para difundir  sobre Optometría, Visión, Terapia Visual y cómo a través de ella, se solucionan problemas visuales de niños y adultos. 

4 comentarios en «Problemas visuales infantiles. Parte I: 0-5 años»

  1. Buenos dias Alvaro, quiero darte la enhorabuena por tu gran trabajo, que quien lo lea sabra apreciar el gran esfuerzo que hay detras, nadie nos dice lo que debemos hacer para una buena evolucion de la vision de nuestros hijos y es de vital importancia para su desarrollo personal, afectivo y social y en terreno escolar es imprescindible, muchisimas gracias por descubrirnos y enseñarnos este maravilloso mundo de la vision, eres un gran profesional, ya estoy deseando de leer el proximo post.

    Responder
    • Muchísimas Gracias por tus palabras, me halagan. Ver para crecer nació para, entre otras cosas, dar luz sobre la importancia de la visión en la vida de las personas desde que nacemos. No nacemos viendo, la visión se aprende y hay que divulgar cómo se aprende a ver porque si no damos las condiciones necesarias, aparecen posteriormente los problemas visuales que, por desgracia, cada día vemos mas y mas en consulta.

      Responder
    • Muchísimas gracias por tus palabras, tu tiempo e interés. Que mis post ayuden a la sociedad es el motivo principal por el que nació este proyecto. En breve tendréis la segunda parte.

      Responder

Deja un comentario