Miopía. Manejo y control desde el conocimiento de sus causas.

Hace unos meses contacté con un buen compañero Optometrista en México porque me apetecía que escribiera una entrada para este blog. Después de pensar un poco, y unas vacaciones, me comentó que estaba viendo en consulta cada día más y más niños miopes con problemas acomodativos (de enfoque) y de visión binocular asociados. Y, que le apetecía escribir sobre ello en el blog. 

Cómo este tema era uno de los que tenía pendiente hablar en el blog, he decidido que este importante tema lo abordemos de manera conjunta desde la evidencia científica y evidencia clínica de dos Optometristas con un océano de por medio, pero con pacientes con los mismos síntomas y signos.

Porque a pesar de la distancia, los hábitos visuales de la sociedad mundial han cambiado y es por eso que nos encontramos el mismo perfil de pacientes a uno y otro lado del océano. 

Así que espero que este importante tema sea de vuestro interés ya que está tratado con todo nuestro cariño y pasión por nuestro trabajo.

Y sin más, os presento al co-autor de este artículo. Él es Oscar Guido Cauich, licenciado en Optometría, docente de la Universidad Autónoma de la Laguna (México) y conferenciante internacional. Se considera a sí mismo como un apasionado de la Optometría. 

Es todo un placer contar con su experiencia y formación en este blog ¡Muchísimas gracias!

1. ¿Qué es la miopía? 

La miopía es un trastorno visual muy común que afecta a la visión de lejos, haciéndola borrosa, mientras la visión cercana se mantiene relativamente nítida. 

Más técnicamente la definición de miopía que nos da Flitcroft me parece la más adecuada, y dice así “La miopía es un error de refracción en el que los rayos de luz que entran en el ojo paralelos al eje óptico se enfocan por delante de la retina cuando la acomodación ocular está relajada. Esto generalmente se debe a que el globo ocular es demasiado largo de adelante hacia atrás, pero también puede ser causado por una córnea demasiado curvada y/o un cristalino con mayor potencia óptica” (fig. 1) (Report de Definición y Clasificación de la Miopía IMI)

Infografía de la miopía
figura 1. Convergencia de los rayos de luz en ojo sin ametropía (en retina), ojo con hipermetropía (por detrás de retina) y ojo con miopía (por delante de retina). Con y sin lente correctora.

2. Clasificación de la miopía 

Existe una amplia terminología y clasificación de la miopía. Como veremos más adelante, siendo la miopía una condición multifactorial sería muy simple hablar de factores etiológicos, y a la vez muy complejo, ya que, por ejemplo aún no sabemos si los procesos biológicos subyacentes a la miopía a los 7 años difieren de los de la miopía que se desarrolla en los adultos jóvenes.(Report de Definición y Clasificación de la Miopía IMI)

El Instituto Internacional de Miopía (IMI) nos invita a subcategorizar la miopía de 3 formas diferentes: en axial frente a refractiva, en primaria/secundaria y según la magnitud.

2.1 Miopía Axial y miopía refractiva

  • Miopia Axial: Un estado refractivo miope que se puede atribuir a un alargamiento axial excesivo del globo ocular (fig.2). Los ensayos clínicos y el trabajo con modelos animales han proporcionado evidencia de que el alargamiento axial es el factor principal que impulsa la progresión miópica.

Por tanto, la miopía axial es el tipo de miopía que más importa controlar, ya que, el alargamiento del globo ocular, implica estiramiento de la retina y por tanto, es el tipo de miopía que más probabilidades de generar enfermedades oculares tiene.

Infografía de ojo normal y ojo miope
figura 2. miopía axial

  • Miopía Refractiva: Un estado refractivo miope que se puede atribuir a cambios en la estructura o ubicación de las estructuras del ojo que forman la imagen, por ejemplo, tener una córnea o cristalino más curvo de lo habitual. 

Ambos tipos de miopía no son excluyentes, pudiéndose dar por ejemplo miopes axiales con córneas curvas. 

2.2 Miopía primaria y secundaria

  • Miopía Secundaria:estado refractivo en el cual una causa única y específica puede ser identificada (por ejemplo: medicamentos, enfermedad corneal como el queratocono, síndrome sistémico etc.) y no es reconocida como factor de riesgo de miopía para la población en general.” (Report de Definición y Clasificación de la Miopía IMI)

El término miopía secundaria tiene sentido, pero la utilidad del término miopía primaria es menos obvia, ya que, para la mayoría de los casos de miopía no podemos definir una etiología precisa ya que suele ser multifactorial.

2.3 Miopía según la magnitud

En términos cuantitativos, la miopía debe expresarse siempre en valores negativos, una refracción de ≤ -0.50 Dioptrías (D) se considera suficiente para la clasificación basada en la evidencia y es el límite que ha encontrado consenso general como diagnóstico de miopía. (Report de Definición y Clasificación de la Miopía IMI)

El Instituto Internacional de Miopía propone la siguiente clasificación cuantitativa: 

  • Baja Miopía: “condición en la cual el equivalente esférico del error refractivo de un ojo es ≤ –0.5 Dpts y ≤ –6.00 Dpts cuando la acomodación está relajada.” 
  • Miopía Alta: “condición en la cual el equivalente esférico del error refractivo de un ojo es ≤ –6.00 Dpts cuando la acomodación está relajada.” 

Aquí surge la pregunta de ¿qué ocurre con aquellas personas que son miopes altos y se operan de cirugía refractiva?

Pues lo que ocurre es que esas personas, pese a ver bien sin gafas ni lentes de contacto, siguen siendo miopes altos y tienen el mismo riesgo de padecer patologías retinianas que antes de la cirugía. Por eso el Instituto Internacional de Miopía introduce el siguiente concepto. 

  • Miopía magna o patológica: Elongación axial excesiva que promueve cambios estructurales en el segmento posterior del ojo, incluyendo estafiloma posterior, maculopatía miópica y neuropatía óptica, los cuales pueden producir pérdida de la mejor agudeza visual corregida.

Además, para prevenir el inicio de la miopía en jóvenes también se introduce el siguiente concepto:

  • Pre-miopía: Estado refractivo de un ojo cercano a la emetropía (ojo sin graduación alguna) en niños donde una combinación de refracción inicial, edad y otros factores de riesgo cuantificables proporcionan una probabilidad suficiente del desarrollo futuro de la miopía para merecer intervenciones preventivas.
Apúntate a la Newsletter

Escribimos sobre Terapia Visual  y Optometría. Suscríbete a la Newsletter y sé el primero en recibirlo y podrás contar con alguna sorpresa más 😉.

3. La pandemia de la miopía ¿Por qué es importante frenarla? 

Cuando hablamos de miopía, hoy en día hablamos de una verdadera pandemia mundial ya que afecta aproximadamente a 312 millones de personas, sin embargo, la prevalencia varía de unas regiones a otras, afectando desde un 5.5% de jóvenes en África, a un 42.3% de los jóvenes en Europa y llegando incluso a´afectar a un 96.5% de jóvenes en Corea del sur (Asia) (Tratamiento médico de la miopía) (Fig.3)

 Mapa del mundo de prevalencia de la miopía
Figura 3. Mapa de prevalencia mundial de la miopía.

Además, las estimaciones globales no son nada favorables ya que indican que esta cifra  puede ascender a 324 millones para el 2025 y a 4,758 millones para el 2050. (Prevalencia y factores asociados a miopía en jóvenes) (fig 4.)

Estadísticas de la miopía
Figura 4.  Proyección de prevalencia. A Miopía. B Miopía magna.

En un reciente estudio con 763 adolescentes españoles de 12 a 18 años entre 2017 y 2022. El resultado fue que uno de cada tres adolescentes españoles de entre 12 y 18 años es miope y a la mitad de ellos les había subido la graduación dos dioptrías de media en los últimos cinco años, además llamó la atención los miopes «magnos», aquellos que superan las seis dioptrías, cuyo porcentaje había pasado del 1,3 al 8,2 %. (El estado de la salud visual de los adolescentes en España)

Y es precisamente este exceso de personas con miopía Magna o patológica la culpable de hacer tantos esfuerzos en prevenir, controlar y frenar la progresión de la miopía. Ya que,  la miopía magna se ha convertido en un problema de salud a nivel mundial debido a las graves enfermedades oculares asociadas que origina . Dichas patologías son causa potencial de pérdida de visión severa y ceguera en la edad adulta.

El mecanismo por el que la miopía puede provocar enfermedades oculares es sencillo de entender. El globo ocular se va haciendo más largo conforme sube la miopía y ese crecimiento provoca que la retina se estire cada vez más hasta alterar estructuras oculares como el nervio óptico, la mácula (zona de la retina encargada de ver los detalles), el cristalino, la retina periférica etc.

La siguiente tabla (fig.5) refleja perfectamente cómo aumentan las probabilidades de sufrir enfermedades oculares conforme aumenta la miopía (Los 4 peligros de la miopía para tus hijos)

Probabilidades de sufrir enfermedades oculares conforme aumenta la miopía.
Figura 5. Riesgo de enfermedades oculares según la magnitud de la miopía.

4. La miopía como un proceso visual evolutivo. Entendiendo al “enemigo”.

Como en cualquier pandemia, y por desgracia últimamente tenemos experiencia con la COVID-19, para manejar y controlar al enemigo (en este caso, la miopía), primero debemos entenderlo y saber sus causas y motivos para querer expandirse. 

Lo que popularmente se sabe de la miopía es que es genética, pero la realidad y los últimos estudios han demostrado que el factor genético no tiene tanto peso en la etiología como se pensaba anteriormente. 

Actualmente se conoce que la miopía tiene una mezcla de factores hereditarios y factores externos o ambientales pero ¿Qué quiere decir esto de factores ambientales? Pues básicamente son factores relacionados con la pura evolución de nuestros hábitos de vida, que han modificado nuestros hábitos visuales y nuestro sistema visual está adaptándose lo mejor que puede a dicho cambio. (Prevalencia y factores asociados a miopía en jóvenes).

Evolutivamente, desde la prehistoria, la especie humana siempre fue una especie cazadora, dónde primaba la visión lejana y las tareas al aire libre, ya que las tareas en visión cercana eran mínimas y por tanto la emetropía (ausencia de defecto refractivo) y la hipermetropía leve (defecto refractivo con buena visión lejana) eran las condiciones visuales predominantes porque eran las más adecuadas a la forma de vivir de aquellos tiempos.

Sin embargo, tras la primera revolución industrial, la especie humana ha ido cambiando sus hábitos de vida, ya que la culturización e industrialización progresiva de la sociedad nos ha llevado a vivir en lugares más cerrados y al uso mayor de la visión cercana. 

Esta situación, en los últimos 50 años, y más concretamente desde el “boom de la era digital” se ha incrementado al tener actualmente demandas visuales cercanas muy prolongadas y muy exigentes para lo cual nuestro sistema visual no estaba diseñado.

Además, si añadimos la pandemia mundial COVID-19 que nos supuso una intensificación de las demandas visuales cercanas, la restricción de actividades al aire libre y la posterior fomentación del teletrabajo, hace que, si comparamos nuestras demandas visuales de ahora con las de hace 50 o 100 años poco o nada tienen que ver.

Hay que añadir, que el uso de la visión cercana para un ojo emétrope o hipermétrope supone un “esfuerzo” para nuestro sistema visual, pensado evolutivamente para tareas lejanas donde el sistema de enfoque debe estar relajado (fig.6). Sin embargo, un ojo miope, está totalmente o parcialmente relajado en visión cercana aunque en visión lejana vea borroso.

Mecanismo de acomodación ocular
Figura 6. Mecanismo de acomodación ocular (fuente: https://vitaoptica.es/cristalino-y-acomodacion/ )

Por tanto, si soy emétrope o hipermétrope y enfocar durante periodos prolongados de tiempo supone un esfuerzo para mi sistema visual ¿cuál es la respuesta evolutiva de nuestro sistema visual ante tal situación? Pues, en primera instancia, una serie de disfunciones de nuestro sistema de enfoque y binocular debido a la saturación del sistema, y, en última instancia, la miopía para evitar ese sobreesfuerzo ante tanta tarea cercana.

5. Factores asociados a la miopía

Una vez explicado el proceso evolutivo de la miopía, vayamos a la evidencia científica ¿qué dice la ciencia sobre las causas de la miopía? A continuación os dejo el resumen de los factores más importantes y más estudiados que influyen en la aparición y crecimiento de la miopía (Prevalencia y factores asociados a miopía en jóvenes)

5.1 Herencia 

Tradicionalmente factores de orden hereditario jugaban un papel exclusivo en la aparición de miopía, con 10 veces mayor riesgo cuando en el primer grado de consanguinidad prevalece la miopía, además de una alta probabilidad de ser miopes cuando los 2 padres presentan la condición, con una probabilidad entre el 33 y el 60%.

Pese a ello, algunos estudios plantean que el efecto genético se magnifica cuando se acompaña de factores externos o ambientales como el estilo de vida, que explican hasta el 4.4% de la variación en la refracción. Por esta razón la prevalencia actual de jóvenes miopes en la actualidad es muy superior a la prevalencia de padres/madres miopes.

5.2 Estilos de vida

El nivel educativo puede estar relacionado de forma desfavorable con la progresión de la miopía. Esta relación se ve influida por mayor trabajo de cerca y una asociación con el coeficiente intelectual.

En un estudio con 375 madres y 252 padres, se asoció significativamente con mayores refracciones en ocupaciones administrativas y ejecutivas, con un porcentaje de miopes del 68.87% contra un 44.60% en el grupo de ocupaciones no profesionales.

En otro estudio con una población entre 9 y 14 años, encontraron que el tiempo dedicado a la lectura y escritura se relaciona significativamente con la progresión de miopía. Esto podría estar relacionado con el esfuerzo acomodativo o de enfoque comentado anteriormente.

Por último, el tiempo delante de pantallas parece también influir en el desarrollo de la miopía. Ya que, un estudio  de 17.217 personas con un seguimiento de 2 años en adultos con una edad media de 38 años, encontró que la exposición al uso de ordenador en más de 30 h/semana incrementa el riesgo de desarrollo o progresión de la miopía.

5.3 Factores ambientales

Desde el 2007 varios estudios concuerdan que actividades al aire libre pueden detener la aparición de miopía. Sin embargo, el mecanismo causal de este beneficio aún no es claro.

una hipótesis que se plantea es la liberación de dopamina a través de la radiación UV, la cual relaja los músculos oculares y disminuye el crecimiento del globo ocular; por consiguiente, la falta de estimulación a la luz natural conduciría a una elongación en la longitud axial. 

Son muchos los estudios que confirman el efecto favorable de actividades al aire libre a través de un seguimiento a escuelas en donde implementan, durante el receso de las clases, actividades al aire libre, en comparación con un grupo control que no realiza actividades diferentes a las cotidianas. Después de un año de seguimiento se evidencia una diferencia en la incidencia de miopía de 8.41% frente a 17.65% en el grupo en el que no se realizó ninguna intervención.

Además, un metaanálisis propone que una hora adicional al aire libre cada día reduciría en un 2% la posibilidad de desencadenar miopía.

5.4 Desenfoque periférico hipermetrópico

El desenfoque periférico hipermétrope es un factor de riesgo reconocido para el desarrollo de la miopía, mientras que el desenfoque periférico miópico en la retina puede detener esta progresión ¿Pero qué es esto del desenfoque periférico hipermetrópico?

Para entenderlo de forma fácil y gráfica, os lo explico a partir de la siguiente figura (fig.7).  

Desenfoque periférico hipermetrópico  de control de miopia
Figura 7. A. Desenfoque periférico hipermetrópico (por detrás de retina) con lentes/lentillas convencionales. B. Desenfoque miópico periférico con lentes/lentillas de control de miopia. Fuente:(Desenfoque periférico y manejo de la miopía)

En  la figura A podemos ver cómo al compensar la miopía con lentes de contacto monofocales o gafas monofocales corregimos la miopía perfectamente en la fóvea, pero como la retina periférica es más hipermétrope (al no ser la retina plana sino curvada) Esto hace que la imagen en la retina periférica esté por detrás de la retina y es un estímulo para el crecimiento axial del ojo, y por tanto, para el crecimiento de la miopía. 

En la figura B vemos como la corrección de la miopía con lentes o lentes de contacto de control de miopía generan un desenfoque miópico periférico . Es decir corrige el grado completo de miopía en la fóvea pero crea un desenfoque miópico en la retina periférica al proporcionar potencia positiva adicional en la periferia, quedando la imagen periférica por delante de la retina, eliminando el estímulo para que el ojo quiera crecer axialmente y retardando/controlando así la progresión de la miopía. (Desenfoque periférico y manejo de la miopía)

6. Importancia de la acomodación y la visión binocular en el desarrollo y progresión de la miopía

Al conjugar visión binocular, enfoque y miopía podemos notar la gran relevancia que tienen hoy en día. Cómo comentamos en el apartado anterior, la subida de la incidencia de la miopía es una respuesta evolutiva de nuestro sistema visual. 

Hay que recordar que estamos en el siglo XXI, en una era cada vez más digital y que, es bastante obvio que nuestros hábitos visuales están cambiando cada día más hacia un uso prolongado de la visión cercana y que cada vez es más común los trastornos binoculares no estrábicos, problemas acomodativos, u oculomotores, así como el aumento de la miopía en niños menores.

Por tanto, es bastante obvia la relación entre enfoque, visión binocular y miopía pero ¿Qué dice la evidencia científica al respecto?

Durante las últimas décadas, el papel de la acomodación en el desarrollo y la progresión de la miopía se ha estado estudiando y debatiendo. Más recientemente, se ha ampliado la comprensión de los mecanismos implicados en la acomodación y las consiguientes alteraciones en los parámetros oculares. 

Además la visión binocular está vinculada sinérgicamente con la acomodación y también se ha debatido científicamente el impacto de esto en la miopía.

A nivel de enfoque, se ha demostrado que el ojo experimenta un período transitorio de elongación axial después de breves períodos de acomodación sostenida y que la magnitud del cambio aumenta con una mayor demanda de enfoque. 

Además, un estudio a gran escala demostró que se produce un mayor retraso de acomodación en los niños después de la aparición de la miopía y por tanto estos niños presentan un desenfoque hipermétrope mayor debido al retraso acomodativo, lo que hace que sus ojos quieran crecer más rápido. (Acomodación IMI y visión binocular en el desarrollo y progresión de la miopía)

Por otro lado,  la endoforia (postura binocular convergente) en el trabajo de cerca no se ha asociado con la progresión de la miopía en estudios pero sí puede resultar como una compensación por una capacidad de enfoque deficiente.

Es decir, está demostrado que tareas prolongadas a una distancia de trabajo corta pueden estar implicados en el desarrollo y la progresión de la miopía. Y el sistema acomodativo-binocular tiende a hacer adaptaciones frente a ese estrés visual en cerca antes de desarrollar o aumentar la miopía (Acomodación y visión binocular en el desarrollo y progresión de la miopía)

Y esto es lo que vemos en la práctica clínica diaria. La mayoría de niños/as miopes en la actualidad, al evaluar el sistema de enfoque y binocular presentan una insuficiencia de acomodación y una endoforia en cerca para suplir dicho déficit de enfoque. 

Estas pruebas nos indican que el sistema está estresado en visión cercana y por tanto, es un indicador de que su ojo, probablemente continúe creciendo para reducir dicho estrés visual en cerca. 

Pero también nos encontramos a veces con lo contrario, con excesos de enfoque (acompañados o no de una insuficiencia de convergencia como origen) que provoca pseudomiopías (falsas miopías)  por la incapacidad del sistema de enfoque de relajar la acomodación. 

En este último caso, el riesgo de subida de la longitud axial es menor, sin embargo, si no medimos la longitud axial ni tratamos dicho problema de enfoque/binocular, subjetivamente, ese niño/a necesitará cada vez más cantidad de miopía para ver bien de lejos y empeorará el estrés en visión cercana.

En resumen, evaluar la longitud axial, la curvatura corneal, la capacidad de enfoque y el sistema binocular es clave para saber más sobre cada caso de miopía en particular. Cualquier signo de disfunción en estos sistemas (bien por defecto o por exceso) es un indicador de estrés visual en cerca que nos alerta de que hay más posibilidades de aparición o progresión de la miopía, y por tanto, tratando dichas disfunciones estaremos eliminando un factor de desarrollo y progresión de la miopía.

7. Tratamientos de control de miopía

Como hemos visto, es crucial frenar la miopía en niños para prevenir enfermedades oculares secundarias a la miopía elevada y que generen problemas visuales graves.

En la actualidad, podemos diferenciar las técnicas de control de miopía en tratamientos pasivos y activos. 

7.1 tratamientos pasivos

Este tipo de tratamientos son una serie de hábitos que no actúan directamente sobre el ojo pero sí está demostrado que están relacionados con una menor progresión de la miopía.

Lo ideal sería recomendarlos de modo general para todos los niños, insistiendo más en los que más riesgo tienen por su edad, por genética o porque ya son miopes.

Dichos hábitos incluyen: 

Por tanto, realizar descansos periódicos ante tareas cercanas, aumentar la distancia de trabajo y evitar realizar tareas en visión cercana sin luz ambiente pueden ser hábitos visuales saludables para prevenir y controlar la miopía. 

Una regla muy popular para realizar descansos ante tareas cercanas es la regla 20-20-20. Cuando se usa esta regla, cada 20 min aprox, se debe enfocar de lejos (20 pies) un estímulo pequeño a la mayor distancia que te lo permita (matrícula de un coche aparcado, cartel, etc.) durante 20 segundo aprox.

7.2 tratamientos activos 

Los tratamientos de miopía activos actúan directamente sobre el ojo y buscan ralentizar el crecimiento axial del ojo. Existen 4 tratamientos principales, 3 de ellos son optométricos (e incluyen gafas y lentes de contacto de control de miopía) y actúan para eliminar el desenfoque hipermetrópico periférico que está demostrado ser un factor de crecimiento de la miopía. El último de los tratamientos es oftalmológico al ser farmacológico. 

A continuación se detallan brevemente cada uno de ellos:

  • Lentes de contacto de Ortoqueratología nocturna (Orto-k): Son lentes de contacto rígidas permeables al gas que se utilizan exclusivamente durante la noche para dormir y realizan un moldeo corneal (figura 8) diferente en el centro que en la periferia, produciendo un desenfoque miópico que frena la progresión de la miopía. (ortoqueratología para controlar la progresión de la miopía: un metanálisis)
figura 8. Moldeo corneal con lentes de Ortoqueratología nocturna (Orto-k)

Además de ser la técnica optométrica con más evidencia científica para el control de miopía, tiene otro gran beneficio que es el no usar gafas ni lentillas durante el día. ya que el moldeo corneal compensa la graduación durante el día.

Se trata de gafas con lentes de diseño especial que genera el desenfoque miópico periférico para frenar la progresión de la miopía. El problema es que el desenfoque generado por una lente en comparación con una lentilla es limitado a la posición primaria de mirada, ya que la gafa no se mueve con el ojo, como sí lo hace una lentilla.

  • Tratamiento farmacológico con gotas de atropina: son gotas con bajas concentraciones (0.1%) que relajan la acomodación (enfoque), que necesitan de control oftalmológico y tiene una alta evidencia científica sobre el control de miopía. Inicialmente se basó en la hipótesis de que la fatiga ocular era un factor de miopía. Sin embargo, estudios posteriores apuntaron a una respuesta diferente. Descubrieron que la atropina probablemente funcione debido a su efecto sobre los receptores de la retina y otras partes del ojo.  (Atropina para la prevención de la progresión de la miopía en niños: informe de la Academia Estadounidense de Oftalmología)

Sin embargo, hay algunos informes de rebote de miopía después de suspender el tratamiento, lo que significa que la progresión de su miopía puede acelerarse nuevamente después de dejar de usar las gotas. De hecho, los últimos estudios indican que a menor concentración de atropina (0.01% por ejemplo) menor es el efecto rebote pero el control de miopía es menos efectivo que por ejemplo al 0.1% o 0.5%, de ahí que se intente un equilibrio en las concentraciones de atropina.

En los pacientes donde la miopía esté avanzando a grandes pasos con corta edad, existe también la posibilidad de combinar el tratamiento farmacológico con alguno de los 3 tratamientos optométricos. En estos casos, el efecto controlador aumenta pero sin llegar a duplicarse matemáticamente.

Además, debido a los cambios que se observan en el sistema de enfoque y binocular de los niños/as miopes, otra técnica a tener en cuenta es la terapia visual para rehabilitar dichas funciones, aliviar la sintomatología que genera y, a la vez, eliminar un factor más de riesgo para el desarrollo y progresión de la miopía. No obstante, el efecto de la terapia visual en el control de miopía aún está en estudio debido a la gran cantidad de variantes que influyen en una terapia visual activa, donde se necesita la colaboración del paciente.

8. Conclusiones finales

  • La miopía es un trastorno visual muy común que afecta a la visión de lejos, haciéndola borrosa, mientras la visión cercana se mantiene relativamente nítida. 

  • Hoy en día la miopía es una verdadera pandemia mundial ya que afecta aproximadamente a 312 millones de personas y se estima que afecte a 4,758 millones para el 2050.

  • El problema de la miopía está en el crecimiento axial del ojo que hace aumentar las posibilidades de sufrir enfermedades oculares que provocan problemas graves de visión.

  • Actualmente se conoce que la miopía, a parte de tener factores hereditarios, es un proceso evolutivo del sistema visual como adaptación a los nuevos factores externos o ambientales que tiene la sociedad actual.

  • Se sabe que la disminución de actividades al aire libre y las tareas cercanas prolongadas está relacionado con el desarrollo y progresión de la miopía.

  • Ponerse en manos de un profesional (Optometrista u oftalmólogo) que evalúe la longitud axial, la curvatura de la córnea, el sistema de enfoque y binocular en los niños/as con miopía es clave para conocer el tipo de miopía que presenta tu hijo/a, las posibilidades de aumento de miopía y prescribir el tratamiento adecuado para frenar la progresión de la miopía en cada caso en particular.

  • Existen tratamientos pasivos y activos demostrados científicamente para ralentizar el progreso de la miopía. 

  • Los tratamientos pasivos se basan en aumentar las actividades al aire libre y realizar descansos periódicos ante tareas visuales cercanas prolongadas.

  • Entre los tratamientos activos existen tratamientos optométricos con gafas o lentes de contacto con diseños especiales y tratamientos oftalmológicos con gotas para ralentizar la subida de la miopía.

  • Otra técnica a tener en cuenta es la terapia visual, que pese a estar aún en estudio su efecto sobre el control de miopía, si está demostrado que ayuda a rehabilitar y aliviar los síntomas generados por estrés visual del sistema de enfoque y binocular. Estos sistemas, está demostrado que están alterados en una gran cantidad de niños/as miopes.

¿Y tu? ¿Sabías todo esto acerca de la miopía? ¿Sabías las consecuencias que puede tener una alta miopía en tu salud ocular? ¿Sabías todo lo que se puede hacer para frenar su progresión? ¡Os leo en los comentarios!


Oscar enrique Guido

Oscar Guido Cauich, licenciado en Optometría, docente de la Universidad Autónoma de la Laguna (México) y conferenciante internacional. Se considera a sí mismo como un apasionado de la Optometría

Comparte tu opinión en las redes
Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
Linkedin
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
Whatsapp
Share on email
Email

5 comentarios en «Miopía. Manejo y control desde el conocimiento de sus causas.»

  1. Cómo paciente, me gustaría mejorar la miopía, no solo ralentizar su progreso, controlarla o prevenirla. Estoy cansada de usar «muletas» (gafas y lentes) que además mis ojos no soportan. Qué se puede hacer al respecto ? Hay evidencias de que el yoga de los ojos por ejemplo pueda ser efectivo para mejorar algo en la miopía? Hay estudios científicos que hablen de esto? Aquí hay terapeutas que proponen yoga visual, pero no son personas cualificadas. Vosotros los especialistas en terapia visual proponéis algún tipo de programa o ejercicios para MEJORAR la miopía ?

    Responder
    • Buenos días Elena, en primer lugar, agradecerte tu tiempo e interés en el contenido del blog.

      En cuanto a tus preguntas, he de decirte que la MIOPIA NO SE CURA, pero tampoco es ninguna enfermedad si está en valores normales. Es decir, si una persona tiene un ojo un poquito mas largo y eso hace que sea miope de 1,2 o 3 dioptrias no se puede hacer nada para que ese ojo se haga mas pequeño. Pero lo que hay que prevenir es que en la edad adulta ese ojo llegue a ser más largo y aumente a 6-7 o más dioptrias, porque ahí si que hay riesgo de que la miopia provoque patologias diversas en la retina.

      Con terapia visual NO SE PUEDE QUITAR O REDUCIR la miopía y, por supuesto con yoga visual, que no tiene ninguna evidencia científica tampoco. Con terapia visual únicamente se puede controlar aquellas miopias en crecimiento donde haya un estres visual excesivo en cerca que esté generando síntomas y que el ojo crezca descontroladamente. Pero solo intentar prevenir el progreso, nunca reducir la miopía.

      Incluso en la cirugía refractiva, pese a ver bien sin gafas ni lentillas, el ojo continua siendo largo, y los riesgos para la retina continúan. La única herramienta optométrica para ver bien durante el dia sin gafas ni lentillas sin recurrir a cirugía es la ORTO-K. Que son las lentillas nocturnas que informo en el post.

      Espero haberte respondido a todas tus dudas.
      Un saludo.

      Responder

Deja un comentario